Tipos de fraudes en cajeros y cómo evitarlos

Seguro que más de un bnexter que está leyendo esto se acuerda de sí mismo delante del cajero, con la tarjeta en la mano, mirando para todos lados mientras se dispone a sacar dinero en efectivo. Efectivamente, ¡nos pasa! Es inevitable ser desconfiados y pensar que alguien puede clonarnos la tarjeta, fijarse en nuestro código secreto, o cualquier artimaña que se nos venga a la cabeza.

Esto último, aunque nos haga parecer paranoicos, es una buena defensa para evitar que alguien pueda fijarse en el PIN. Una buena técnica es colocar el cuerpo lo más pegado posible al cajero (sin pasarse porque ahora con el COVID hay que tener máximo cuidado) y tapar con la palma de la mano lo máximo que podamos al teclearlo. Parece exagerado, pero ese simple gesto, hace que la retirada de dinero sea menos vulnerable frente a algunos de los timos más habituales en cajeros y que te contamos a continuación :point_down:

Uno de los fraudes más comunes en España es el conocido como “skimming”. Si lo buscas en el diccionario, vas a ver significados como “espumar, desnatar” pero, lo cierto es que no tiene nada que ver con la nata ni con la espuma. Si vamos más allá, el término skimming en inglés se refiere a quitar todo lo necesario y quedarnos únicamente con lo esencial. Traducido en términos de fraude: el robo de información.

giphy (18)

¿Queréis saber en qué consiste el skimming? :point_down:

Es una técnica utilizada para robar información de las tarjetas (ya sea en comercios como en cajeros) ****Los estafadores profesionales colocan un grabador de bandas magnéticas en la ranura donde solemos insertar la tarjeta, además de un teclado falso. Así, consiguen copiar la información de la tarjeta y hacer un uso fraudulento de ella.

¿Habías oído hablar de la técnica del “lazo libanés”? :point_down:

Los ladrones o estafadores te engañan colocando una trampa en la ranura donde se mete la tarjeta en el cajero, de forma que cuando vas a sacarla, no puedes. Como a veces puede quedarse atascada dentro, la persona no desconfía, y suele esperar un rato y sino llama al banco para dar parte de la incidencia. En ese momento, los ladrones van al cajero, retiran la trampa con la tarjeta dentro, y cometen el fraude.

¿Cómo podemos evitar estos engaños? :thinking:

Cuando lleguemos al cajero, mover el teclado con la mano y asegurarnos de que el lector no se mueva y esté fijo. Suele haber un “skimmer” cerca si notas que la ranura es más ancha de lo habitual. Si el cajero no te devuelve la tarjeta, no te separes de él y comprueba que no hay ninguna trampa en el cajero y contacta con el banco en cuestión.

Y siempre, cuando terminemos la operación, comprobar en nuestra cuenta que todo está correcto. Los que soléis hacerlo habitualmente, ya estáis más que acostumbrados a llevar un control exhaustivo de cada movimiento, pero para los que no, os recomendamos hacerlo todos los días (o mejor aún, a tiempo real. Recordad, los que aún no lo hayáis hecho, activad las notificaciones de vuestros métodos de pago, como es el caso de Bnext (que lo podéis hacer de forma sencilla desde la app). Sobre todo porque cada vez usamos menos efectivo, pero nuestras operaciones a través de internet se han disparado y la argucia de los estafadores, también.

Actualmente, todas las personas con acceso a internet desde cualquier dispositivo están expuestas a lo que se conoce como “timos modernos” (os contamos más sobre esto en nuestro Blog). Sin duda, uno de los más habituales es el “pishing” y también, uno de los que te pueden vaciar la cuenta en un abrir y cerrar de ojos. En resumen, consiste en que alguien (el estafador o estafadores en cuestión) se haga pasar por una institución de confianza con el fin de vulnerar la seguridad de sus cuentas y acceder a sus datos personales o bancario. A simple vista parece algo muy fácil de detectar, pero no siempre lo es. Para evitar sustos, os contamos todos los detalles y unos truquitos para detectarlo antes de lamentar un robo en nuestro Blog.

Ya sabéis lo que dicen… "más vale prevenir que curar"

Como hemos dicho, no siempre es fácil identificar una estafa. Por eso, es recomendable ir siempre con mil ojos, y mucho más en la red. Para acabar, os recomendamos echarle un ojo a las 7 recomendaciones que todos deberíamos tener en cuenta para evitar caer en manos de las ciberestafas y que podéis encontrar en nuestro Blog